Situación del medio ambiente en México y el mundo.


Debido a la creciente demanda de productos por la población, aspectos fundamentales del medio ambiente, entiéndase por medio ambiente como un macrosistema formado por varios subsistemas que interaccionan entre sí (Calventus et al, 2006), sufren las consecuencias directas de la misma. El crecimiento demográfico más pronunciado se da en las localidades urbanas, esto es, centros de población de más de 2, 500 mil habitantes (INEGI, 2016), donde cada habitante tiene necesidades básicas de alimento, comida, vestido, educación, empleo y hogar y cada una de estas necesidades ejerce presión sobre los sectores de producción que las satisfacen.

Tenemos el caso de la producción agrícola, las ciudades son el destino final de la gran mayoría de esta; lo que significa que las ciudades son consumidoras, no productoras. Entre más población tenga una ciudad, mayor demanda de alimentos habrá, y es la agricultura el sector que representa cerca del 70% del uso mundial de agua potable (Cárdenas y Cárdenás, 2009), además de que requiere cambios de uso de suelo importantes en ecosistemas que naturalmente son muy complejos, como son selvas tropicales, que como se ha visto, debido a la gran diversidad de plantas y animales que contienen los nutrientes están en constante circulación, por lo que los suelos son relativamente pobres y la agricultura en los mismos no es viable.

Es importante mencionar que México es un país megadiverso, lo cual significa que tiene por lo menos 5, 000 especies endémicas de plantas superiores entre otros criterios y, junto con México, otros 17 países considerados megadiversos albergan entre 66 y 75% de la diversidad de especies en el mundo, siendo que ocupan menos de 40% de la superficie del mismo (Valverde y Cano-Santana, 2005), por lo que los cambios para uso de suelo urbano para cultivo o ganadería, tienen consecuencias muy importantes en pérdida de biodiversidad, misma que ya no se puede recuperar a pesar del paso de grandes periodos de tiempo debido a efectos de cuello de botella en las poblaciones, que aunque sean numerosas, son poco diversas genéticamente y cualquier enfermedad o plaga puede disminuir grandemente el número de individuos, incluso llegando a la extinción de especies.

Otro ejemplo es en relación con el transporte dentro de las ciudades, en algunos lugares como el estado California, Estados Unidos existen 0.8 autos por persona (US Census, 2000), caso que es cercanamente igual en el lado de la frontera Noroeste Mexicana, debido a que en ciudades como Mexicali y Tijuana tres de cada cuatro personas son propietarias de un auto (INECC, 2007). La producción de autos sigue aumentando, tan sólo en 1980 el número total de autos de motor registrados en circulación en México era de 5, 758, 330, cantidad que había aumentado a 29, 040, 716 en 2015 (INEGI, 2015). No sucede lo mismo con el incremento de vialidades en las Ciudades en esas tasas ni con la producción de combustibles fósiles requeridos para que estos autos funcionen, de hecho existe una relación que establece que las distancias medias de viaje son proporcionales a la raíz cuadrada del área de las ciudades (Sarukhán, 1981), lo que quiere decir que con el aumento de población la superficie vial debería aumentar, al igual que el tiempo de viaje, cosa que de suceder sería devastador para cualquier ecosistema circundante y sin sentido en cuestión de horas perdidas en el tráfico de las ciudades.

Los anteriores son sólo ejemplos de cómo el modo de vida actual puede dañar seriamente al medio ambiente, y a escala mayor tenemos el calentamiento global, con evidencias inequívocas de incremento de la temperatura como nunca antes se había visto en registros climáticos en lo que va de la historia de la humanidad, de hecho, en Mayo de 2016 se registró un récord en la concentración de CO2 en la atmósfera, gas de efecto invernadero, el cual llegó a 400 ppm, algo que no había sucedido en 4 millones de años (NOAA, 2016). Aunque las fluctuaciones en grados parecen pocas cuando se mencionan aumentos de temperatura de 3°C en todo el mundo, los efectos no pueden ser calculados al tratarse de un sistema tan grande y complejo, el cuál no reacciona de forma homogénea a dichos cambios, ya que en algunos sitios los efectos pueden amortiguarse, mientras que existen zonas más susceptibles en donde pequeños cambios pueden ser determinantes para que las poblaciones de organismos sean diezmadas drásticamente.

Se han hecho diversas aproximaciones de cuáles son los límites en el planeta que han sido excedidos para averiguar hasta qué punto pueden ser reversibles, una de estas propuestas (Rockström et al, 2009) menciona que los ciclos del Nitrógeno, el cambio climático y la pérdida de biodiversidad han rebasado los límites seguros de operación, por lo que esto brinda una línea sustentada con diversos estudios hacia qué acciones deben ser priorizadas y cuales pueden atenderse en segundo plano sin descuidarse para poder tener una interacción menos destructiva del humano con el medio ambiente.

 

Citas

  • Calventus, Y., Carreras, R., Casals, M., Colomer, P., Costa, M., Jaén, A., Montserrat, S., Oliva, A., Quera, M., Roca, X., 2006, Tecnología energética y medio ambiente: España, p. 22.
  • Cárdenas,G., Cárdenas, C., 2009, Agricultura, urbanización y agua: San José Costa Rica, ICCA, pp. 44.
  • INECC, 2011, Estudio de emisiones y actividad vehicular en Baja California México
  • INEGI, 2016
  • NOAA, 2016
  • Rockström, J., et al, 2009, A safe operating space for humanity: Nature 461(24): 472-474.
  • Sarukhán, J., 1981, Algunos principios ecológicos fundamentales en la problemática ecológica urbana, en Memoria de la primera reunión sobre ecología y reforestación urbana: México: Subsecretaría forestal y de la fauna, Unidad de apoyo técnico, p. 19-28.

 



Responder